la-dieta-mediterranea
Como un claro ejemplo de una dieta variada y equilibrada podemos encontrar la dieta Mediterránea. En este post, nos gustaría explicar algo más qué es la dieta Mediterránea, puesto que se remonta aún más lejos que la dieta de nuestros abuelos o bisabuelos.
La palabra Dieta se deriva del griego diaita que significa “forma de vida”, un concepto que no incluye sólo la alimentación. Esta dieta Mediterránea ha sufrido variaciones a lo largo del tiempo debido a las diferentes culturas que han ocupado la cuenca mediterránea y por tanto han modificado algunos aspectos de la dieta.
La expresión “Dieta Mediterránea” fue acuñada en 1960 por el científico Ancel Keys, para describir algo que era mucho más antiguo.
El origen de la dieta Mediterránea se encuentra en la antigua Mesopotamia, Oriente Próximo, Canaan y Egipto. Esta dieta ha alimentado muchos períodos de la historia; desde la caída de Troya hasta la conquista de Jerusalén. Incluso en la Biblia ya se describían alimentos característicos de esta dieta como: trigo, cebada, uvas, granadas, higos, olivas y miel de dátil.
Algunos de estos alimentos han llegado a ser los más representativos de la dieta Mediterránea. Por eso, hoy en día los más conocidos son: el trigo, la vid y el olivo.
  • Cereales: principalmente el trigo, consumido en forma de pan era uno de los alimentos básicos debido a su gran cantidad de Hidratos de Carbono que lo había la base de la dieta.
  • Olivas: usadas por los antiguos romanos como aperitivo y para extraer aceites. Desde siempre los olivos han formado parte del paisaje característico de la Cuenca Mediterránea e incluso indirectamente han dado lugar a una forma característica de cocina: usando el aceite de oliva como grasa principal.
  • Dátiles: desde tiempos bíblicos eran considerados como una fuente importante de azúcares, que aportaban una gran cantidad de energía.
  • Granadas: consideradas en la mitología como símbolo de vida y juventud. En la actualidad sabemos que estas propiedades derivan de su gran contenido en antioxidantes.
  • Higos: se cultivaron por su riqueza en azúcares y fibra. Incluso se han descubierto restos de su consumo en el periodo Neolítico.
  • Uvas: usadas para preparan vino. Esta bebida ya era consumida por egipcios y romanos debido a su poder antioxidante.
  • Higos: se cultivaron por su riqueza en azúcares y fibra. Incluso se han descubierto restos de su consumo en el periodo Neolítico.
Por todas estas características la UNESCO nombró a la Dieta Mediterránea como patrimonio inmaterial de la humanidad: por sus hábitos alimentarios y tradiciones gastronómicas que la han ayudado a ser un referente a nivel mundial.

SUSCRÍBETE

Para casos de emergencia        606 517 641