Cuando pensamos en belleza, lo primero que viene a nuestra mente son palabras como maquillaje, cremas, tratamientos, cirugías y otras tantas opciones que la modernidad pone a nuestro alcance para estar “bellas”.
Pero al iniciar estos contactos contigo queremos recordarte los tres pilares fundamentales de la belleza y que nada tienen que ver con artilugios científicos, ni costosos artículos de cosmetología.

Recordemos para comenzar que nuestro cuerpo está formado en un 70% de agua. ¿Un dato? Nuestro planeta tiene la misma proporción. Es decir que el “organismo Tierra” también contiene un 70% del vital elemento, distribuido en sus océanos, lagunas y ríos.
Este dato ¿te sugiere algo? Pues nada más y nada menos que estamos en total sincronismo con el espacio que habitamos en este Universo. Somos seres vivos interactuando con nuestro entorno y de nada servirán rayos láser y bisturíes, si no comenzamos por cuidarnos como seres vivos, organismos celulares que requieren atención a su composición orgánica más elemental.

Esos tres pilares de los que hablamos son:

  • Agua: como te dijimos, la mayor parte de nuestro cuerpo está compuesta por H2O. El aporte de minerales esenciales, sales básicas que forman nuestra estructura celular y oxígeno, no pueden ser aportados por ningún otro líquido en la forma pura y saludable que lo hace el agua. Tomar al menos 10 vasos de agua diarios es de vital importancia para que la hidratación más profunda de nuestra piel comience desde adentro: en las células.
  • Ejercicio: No es necesario que realices interminables y agotadoras sesiones en un gimnasio. Con sólo caminar unas 20 cuadras por día, mantendrás en buen estado tus articulaciones, el suave impacto del caminar fortalecerá tus huesos, aplanará tu abdomen, tonificará tus glúteos. Por supuesto que también ayuda un paseo en bicicleta o una sesión de yoga. Pero recuerda que no necesitas tener dinero para disfrutar de los beneficios de una buena caminata, aunque recuerda que una sesión de fisioterapia en un centro adecuado puede ser muy beneficiosa para tu cuerpo y tu belleza.
  • Descanso: durante el tiempo del sueño, nuestras células aprovechan para regenerar el daño que han experimentado durante el día. Una especie de “obreros nocturnos” que reparan tejidos, eliminan toxinas, relajan los músculos. Y esos beneficios se notan rápidamente en tu piel, especialmente en el rostro. Una cena liviana y al menos 8 horas de sueño tranquilo e ininterrumpido pueden devolverte la lozanía que anhelas.

En sucesivas entregas te traeremos información sobre nuevos tratamientos, avances de la ciencia, datos relativos a la nutrición saludable, pero nunca olvides estos tres pilares: agua – ejercicio – descanso. Son las llaves que abren las puertas de la belleza natural 100%

masinfo_pedircita

SUSCRÍBETE
Categorybelleza, salud
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Para casos de emergencia        606 517 641

Whatsapp para dudas whatsapp