dieta-sana
Hoy en día nos encontramos con mucho estrés, unos con mucho trabajo y otros desempleados, unos con poco tiempo y otros con mucho,… aunque todos con algo en común: pocas ganas de cocinar. Así que hoy en Fisiocenter Nature te vamos a hablar de la dificultad de llevar una dieta sana y os vamos a dar unas cuantas ideas para poder comenzar a ponerlas en práctica nada más terminar de leer este artículo.

Una dieta sana es más cara que comer comida no saludable

Los últimos estudios indican que es más caro comer una dieta sana con sus raciones recomendadas de cada uno de los grupos de alimentos que una dieta llena de grasas y proteínas animales o basada en alimentos procesados.
Podemos encontrar en el mercado una hamburguesa por 1 €, tardamos relativamente poco en introducir en nuestro organismo unas cuantas grasas saturadas y proteínas animales. Si decidimos ir al super o al mercado, podemos encontrar un brócoli de unos 500 g por 1€ que tardamos unos 10 minutos en cocinarlo en el microondas, al que podemos dejar enfriar y añadir tomate en taquitos y otras verduras junto con un puñado de arroz y/o legumbres.

Ese brócoli de 500 g son las raciones de unas 3 a 5 personas de la verdura cocinada recomendada al día.

Si reflexionas un poco a la larga es más caro comer de manera económica ya que tendremos que practicar más deporte para quemar todas esas kcal de más o tomar pastillas para controlar el colesterol aumentado que tenemos. Estos son solo unos pocos ejemplos dentro de todas las enfermedades que podemos tener a partir de una alimentación inadecuada.

La comida rápida también puede formar parte de una dieta sana

La comida rápida también puede ser sana. Para ello podemos utilizar el microondas o la plancha como método de cocción. Otra opción es tomar un tentempié utilizando para ello una zanahoria o una pieza de fruta.
Volviendo al microondas como método para cocinar las ventajas que podemos obtener son que en unos pocos minutos podemos tener un plato saludable y equilibrado. Podéis encontrar más información sobre ello en este artículo.

Las ideas para ir incorporando nuevos hábitos día a día

Las recomendaciones diarias de frutas y verduras son de 5 raciones. Para ello podemos utilizar diferentes maneras para prepararlas por ejemplo smoothies,macedonias, en el mercado existen recipientes para que puedas llevar tu pieza de fruta (kiwi, plátano), ensaladas con fruta como primer plato, pastas o legumbres con verduras o frutas, cremas de verdura con fruta,…
Por otro lado, las raciones de legumbres recomendadas semanalmente son de 2 a 4. Si te parece complicado comer estas raciones puedes programarte dos días a la semana para ellas y notar el cambio, o poner un puñado en las ensaladas u otros platos. Puedes pensar “buff, con lo que tardo en hacer unas lentejas y el poco tiempo que tengo”, y yo te contesto “sí, ¿a qué en el supermercado puedes encontrar botes con legumbres cocinadas?” Yo soy partidaria de hacerlo todo en casa, aunque si un día voy justa de tiempo sí que suelo prepararme una ensalada con legumbres “de bote” para comer.

Puede parecer un engorro al principio, pero si te organizas bien incluso puede ser que ni te des cuenta de que estás haciéndolo.
El otro día una paciente en su segunda consulta le pregunté qué tal llevaba los cambios que estaba haciendo en su dieta y me dijo con cara de sorprendida que estaba contenta porque no era tan difícil comer esas 3 piezas de fruta al día y que apenas ha percibido el cambio en su día a día. Bueno sí, los primeros días eran un poco difíciles, aunque después le pareció bastante fácil metiendo la fruta en el bolso para el día.

SUSCRÍBETE

Para casos de emergencia        606 517 641