icon-white-1

“La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla”

— Hermann Hesse

Nutrición y Dietética

Nuestra sociedad cada vez muestramayor preocupación por el cuidado de la salud y la nutrición cumple un papel muy importante como prevención, donde la relación entre una adecuada alimentación y estado de salud es esencial: “promover salud y prevenir enfermedades”.
Al mismo tiempo, muchas de las enfermedades más frecuentesy prevalentes hoy en día – colesterol, diabetes, obesidad, hipertensión…- están íntimamente relacionadas con una alimentación incorrecta y con hábitos de vida poco saludables, que constituyen uno de los mayores problemas de salud pública en las sociedades como la española. Teniendo en cuenta que muchas de las enfermedades crónicas se pueden prevenir o tratar mediante un abordaje dietético, consideramos que es fundamental prevenir en lugar de curar.
La clave para una alimentación sana es la combinación correcta de alimentos con todos los nutrientes necesarios (proteínas, hidratos de carbono y grasas) en una relación adaptada a tus objetivos personales y un aporte suficiente de vitaminas y minerales.
Los nutricionistas tituladosson los únicos profesionales de la salud con la formación adecuada y experiencia necesaria para el tratamiento nutricional de enfermedades o la adecuación de la alimentación.

Nutrición y pérdida de peso

España ya es el país Europeo con una mayor tasa de obesidad y sobrepeso en adultos, y en cuanto a obesidad infantil, la tasa española ya supera a Estados Unidos. La obesidad no solo provoca que vivamos menos años sino con una peor calidad de vida, por eso es fundamental el tratamiento en etapas tempranas. En cuanto al sobrepeso, también algunos pacientes acuden por un motivo estético y no sólo de salud, muchos de ellos habiéndolo intentado previamente sin resultados y con expectativas pesimistas, ya que perseguir un objetivo de peso durante años sin éxito puede llegar a ser muy frustrante. Esto se debe en mayor medida a que han llevado a cabo “dietas” que pudieran ser famosas pero sin evidencia científica o elaboradas por personas que no eran nutricionistas titulados. También puede ocurrir que se acudan a centros de nutrición donde prevalece la venta de productos sobre la educación alimentaria, lo que en ocasiones interfiere en el éxito del tratamiento.

Nutrición del deportista

La nutrición es fundamental para los resultados del rendimiento deportivo. Actualmente, la información sobre nutrición deportiva que encontramos en la red se describe en tres palabras: masiva, extensa y rápida. Pero la gran mayoría incorrecta. Es fácil oír dos pautas nutricionales contrarias en una misma tarde en el gimnasio, o decidir seguir un determinado plan nutricional en la web que no nos permita obtener resultados. Esto puede deberse una vez más a que quienes aportan esa información no sean profesionales debidamente titulados.

La nutrición en cada etapa de la vida

Es diferente porque en cada etapa tenemos unas características y necesidades especiales. Nuestra alimentación debe adaptarse a cada momento para favorecer aquellos aspectos que nos ayudarán en el desarrollo físico y mental y nos permitirán gozar de una buena calidad de vida.
  1. Embarazo: a veces tendemos a pensar que con la suplementación de vitaminas y minerales es suficiente para el embarazo, pero lo cierto es que unos buenos hábitos alimentarios no sólo ayudarán al correcto desarrollo del feto sino que perdurarán y repercutirán en un buen estado de salud tanto de la madre como del bebé en el futuro. Podría no ser coherente tomar suplementos durante el embarazo para alimentar correctamente a nuestro bebé cuando aún está dentro, pero no proporcionarle una alimentación adecuada cuando ya está con nosotros.
  2. Lactancia: la alimentación de la mujer durante el periodo de la lactancia sigue siendo clave para ella y su bebé, y debe cubrir todos sus requerimientos tanto energéticos como de nutrientes.
  3. Alimentación en edad escolar: periodo crucial de máximo desarrollo intelectual y físico. Estudiar y realizar todo tipo de actividades físicas son su día a día, por lo que la alimentación necesita poder cubrir todas estas necesidades para que el niño no sufra carencias o excesos nutricionales. Esto último podría provocar sobrepeso u obesidad, lo cual multiplica las posibilidades de que sean adultos con exceso de peso y por lo tanto desarrollen más problemas de salud. Niños sanos, adultos sanos.
  4. Adolescencia: la mayor parte de los cambios que se producen en esta etapa son fisiológicos (maduración sexual, aumento del peso, aumento de la talla, etc.), los requerimientos nutricionales son muy elevados, por lo que es necesario un adecuado control de la alimentación e imprescindible asegurar el aporte suficiente, para no caer en déficit ni en carencias que puedan ser origen de alteraciones y trastornos de la salud. Etapa difícil en la pueden presentarse desordenes alimentarios a veces debido a un concepto social.
  5. Menopausia: es importante cuidar la alimentación en este sentido para evitar el aumento de peso y los riesgos relacionados con el aumento de la grasa corporal. En esta etapa, por otro lado, las necesidades calóricas disminuyen ya que la mujer experimenta un cambio metabólico ya que desciende la actividad hormonal.
  6. Tercera edad: los cambios físicos, psíquicos y sociales se producen por el propio deterioro del organismo con el paso de los años, se caracterizan por una pérdida en la sensibilidad de los sentidos, pérdidas dentales que dificultan la masticación, problemas al tragar los alimentos, dificultad al moverse, etc. Como consecuencia de estos cambios físicos, la alimentación puede verse disminuida y puede desencadenar en un mal estado nutricional y de salud. Por ello debemos d hacer hincapié de elaborar un plan de alimentación equilibrado para satisfacer todas sus necesidades nutricionales.

¿En qué consiste la visita con la especialista?

En la primera consulta la mayor parte del tiempo se dedica a conocer las características personales del paciente y sus preferencias/costumbres dietéticas para posteriormente elaborar una planificación dietética personalizada. Esta recogida de datos es fundamental ya que la clave del éxito en el tratamiento nutricional es la personalización.
En primer lugar se recogen datos clínicos y dietéticos, así como información acerca de la actividad física y/o ejercicio. Más tarde se elabora un estudio antropométrico (mediciones de los pliegues en el cuerpo) para conocer la composición corporal. De este modo, podemos conocer el porcentaje de músculo, hueso y grasa, información que se complementa junto a los resultados de la báscula de bio-impedancia, otro método de medida que además nos informa del nivel de agua corporal para identificar la retención de líquidos.
Por último, se entrega al paciente una hoja de registro semanal para que él/ella mismo/a pueda comenzar el proceso de cambio, registrando de ese modo sus costumbres dietéticas para que el nutricionista las pueda “corregir” o proponer alternativas de cambio en la sesiones posteriores. Esto se debe a que es más fácil corregir o cambiar nuestra dieta progresivamente que intentar establecer una completamente nueva y diferente, la cual será inevitablemente más difícil de continuar.

Nutricionista

  • Lucía Fernández

    Nutricionista

Lucía Fernández

    +4 años de experiencia

Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valencia. Máster en Nutrición Personalizada y Comunitaria por la Universidad de Valencia. Especialización en Nutrición Clínica y Deportiva.

Event Hours(1)

  • Miércoles

    10:00 am - 09:00 pm