arco-del-pie-plano-niños
Las plantillas, órtesis ortopédicas o mecanismos plantares, son dispositivos que interactúan entre el suelo y el pie y que tienen como misión modificar, en la medida terapéutica que nos interesa biomecánicamente, la pisada del paciente.
En los niños, el uso de plantillas cobra especial importancia debido al éxito que supone la instauración de un tratamiento precoz, ya que cuanto antes se corrija el problema, mejor resultado final obtendremos y más fiable y duradero. Pies planos, piernas en X o en paréntesis (varo-valgo de rodilla), puntas de los pies metidas hacia dentro, esguinces crónicos o inestabilidad, pereza a la hora de jugar o correr como otros niños, son causas más que suficientes para alertar a los padres de que algo está sucediendo en los pies de su hijo y con plantillas se pueden corregir o paliar la mayoría de estas deformidades.
El pie plano es una afección común en niños. Es normal en bebés y niños pequeños, a medida que los niños crecen, los tejidos se tensan y forman el arco plantar, lo cual tiene lugar cuando el niño tiene 2 o 3 años de edad. La mayoría de las personas poseen arcos plantares normales cuando llegan a edad adulta. Sin embargo, es posible que en algunas personas este arco no se forme dando lugar a lo que llamamos pies planos.

¿Qué es el pie plano?

El pie plano es una afección que se caracteriza por una falta de arco longitudinal o de bóveda plantar (justo la alteración contraria que la del pie cavo).

No es un problema grave pero constituye una de las consultas más frecuentes la clínica podológica infantil.
La mayoría de los pies planos no causa dolor. Hasta los dos años de edad no se puede determinar la presencia de alguna alteración porque, hasta entonces, el pie del niño cuenta con un tejido adiposo (grasa) en la planta del pie. Esta almohadilla desaparece con el tiempo y no requiere tratamiento alguno.
En algunos casos los padres pueden comprobar cómo aparece el arco sólo cuando el niño se pone de puntillas. Y en otros, se puede ver el arco solamente cuando el pie del niño no está apoyado. Tanto un caso como el otro, no está considerado normal, aunque el niño no sienta dolor. Si el niño presenta dolor de pie, dolor en el tobillo o dolor en la parte baja de la pierna, puede ser síntomas de pie plano. En estos casos, los padres deben comentar sus dudas con el podólogo, quién hará una valoración por si el niño necesita tratamiento alguno.

¿Qué tipos de pies planos existen?

Pie plano flexible: Es uno de los tipos más comunes de pie plano y se refiere a un pie que es plano cuando la persona lo apoya en el suelo pero, al levantarlo, el arco vuelve a formarse. Se origina en la niñez en ambos pies y su gravedad va aumentando a lo largo de los años.

Pie plano rígido: Este tipo de pie no presenta arco plantar en ninguna circunstancia.
La prevención puede aplicarse en la infancia con el uso de un calzado y plantillas adecuado que guíe el calcáneo con un contrafuerte rígido o con ejercicios físicos que desarrollen la musculatura del pie y compensen sus deformidades o deficiencias.
Con la práctica general de deporte se persigue un desarrollo armónico de la musculatura y un entrenamiento de las capacidades propioceptivas, de adaptación al terreno y a las posturas y corrección automática. La propiocepción se puede educar con ejercicios específicos o con la estimulación continua de plantillas que persigan ese objetivo.
En el caso de los pies planos flexible de los niños se pueden corregir con tratamientos sencillos realizando ejercicios de potenciación de la musculatura de la planta de los pies, ejercicios tales como: como caminar descalzo por la arena, caminar de puntillas y de talones, hacer movimientos circulares con las puntas de los pies, intentar coger objetos con los dedos de los pies. Cuando el pie plano es muy acentuado y flexible puede provocar dolor, calambres musculares así como dolor en la parte inferior de las piernas es recomendable acudir al podólogo para que valore al niño y aparte de realizar ejercicios puede recomendar el uso de plantillas.
En caso de deformidades muy severas como el pie espástico o paralítico, astrágalo vertical, sinostosis óseas, o cuando lo indica la clínica persistente de dolor o deformidad avanzada, se recurrirá al tratamiento quirúrgico.

tratamiento

Para la realización de las plantillas o de los tratamiento de los pies planos de nuestro niño podemos acudir al podólogo, ya que la podología es la ciencia que estudia todas las anomalías de los miembros inferiores que están relacionadas con los pies o que pueden ser tratadas a través de los mismos, sus alteraciones y deformidades, así como su abordaje terapéutico, tanto conservador como quirúrgico. El tipo de tratamiento elegido depende de diversos aspectos, tales como la etiología, la gravedad o la cronicidad de la patología, que lo encaminarán hacia la solución más invasiva o hacia la más conservadora.

masinfo_pedircita

SUSCRÍBETE

Categorypodología

Para casos de emergencia        606 517 641