sabañones
En invierno, nuestra piel está expuesta al frio y a los cambios de temperatura, causándonos dolor e inflamación de nuestra piel, aparecen lesiones de rojizas azuladas que al tocarlas desaparecen, quizás tu piel este mostrando síntomas de sabañones.
¿Qué son los sabañones?
Son una hinchazón de los pequeños vasos sanguíneos de la piel debido a una sensación de calor elevado después de una exposición a un frío extremo. Los sabañones se caracterizan por rojez, hinchazón, picor y aparición de ampollas, no son un problema grave pero pueden causar infecciones si no se tratan como se debe. Pueden surgir tanto en los pies como en las manos.
Los sabañones son un problema de la piel por el que unos anticuerpos se precipitan en el torrente sanguíneo y genera problemas de circulación sanguínea en la piel. No es necesario que las temperaturas sean muy bajas, sino que los malos hábitos pueden ser la principal causa.
Esta enfermedad afecta más a mujeres, niños o personas que padecen otros males como artritis, durando un par de días y después desapareciendo, pero si no ponemos remedio contra este problema, podemos solapar distintos sabañones a lo largo del invierno.
Hay diversos síntomas de la aparición de sabañones: hinchazón, decoloración de la piel, picor, ardores, ampollas…. si registramos cualquiera de ellos podemos acudir a una farmacia y pedir una solución que alivie el dolor. Si vemos que la situación se agrava es recomendable acudir a un médico.
Las causas más comunes de la aparición de sabañones son: la exposición al calor después de un frío extremo, el peso, el clima, la temporada, un calzado inadecuado, o problemas circulatorios.
A continuación os recomendamos algunos remedios para curar la aparición de sabañones:

  • Evitar una exposición prolongada al frío.
  • Cuando la temperatura del cuerpo se haya ajustado a la de la ambiente conviene realizar masajes que ayuden a mejorar la circulación sanguínea. Si utilizas un aceite templado para realizar el masaje el efecto será aún mayor.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Utilizar ropa aislante.
  • Consumir alimentos que contribuyen a nuestras defensas, rico en vitaminas C y A y que mejoren también la circulación.
  • No exponer las extremidades de forma directa a una fuente de calor.

masinfo_pedircita

SUSCRÍBETE
Categorypodología, salud

Para casos de emergencia        606 517 641