sentarse frente volante

En ocasiones pasamos demasiadas horas al volante, viajes largos, atascos interminables que día tras día pueden hacer mella en nuestra salud. La postura es un aspecto clave en la conducción es la postura que empleamos cuando conducimos, si no es la correcta poco a poco puede provocarnos importantes lesiones.

En Fisiocenter Nature te damos una serie de pautas de gran utilidad para que aprendas a sentarte frente al volante. Lo primero que debemos hacer cuando estamos ante un vehículo que no es el nuestro, es regular la posición del asiento de acuerdo con nuestras medidas. Para ello es imprescindible tener en cuenta la altura, el volante, la distancia de los pedales y el respaldo.

Altura: En el caso de la altura será fácil de adaptar ya que deberemos subir el asiento lo suficiente como para poder ver correctamente.

Volante: La distancia del volante la debemos regular de modo que cuando coloquemos nuestros brazos en paralelo sobre el mismo nuestros codos deben estar flexionados formando un ángulo de 90 grados. Otra forma de comprobar si nos encontramos en a la distancia correcta del volante es extender los brazos, si las muñecas quedan justo sobre la parte alta del volante estaremos correctamente colocados.

Pedales: En lo que respecta a la distancia de los pedales, será muy simple, deberemos colocarnos lo suficientemente cerca para que cuando pisemos el embrague, nuestra pierna izquierda quede extendida.

Respaldo: En cuanto al respaldo este no deberá estar totalmente recto ya que esto hará que nos encontremos en tensión continua favoreciendo la formación de contracciones en la espalda. Deberemos colocarlos de modo que podamos conducir sin separar los hombros del respaldo. Es importante que apoyemos la espalda en el respaldo y que la cabeza se encuentre muy cercana al reposacabezas para evitar lesiones.

Con ello evitamos posibles lesiones y una fatiga excesiva que pueden comprometer nuestra seguridad en la carretera. Además de ajustar correctamente la posición, existen otro tipo de recomendacionesque pueden ayudarnos a evitar lesiones en la espalda.

Conducir con las dos manos: es importante que usemos las dos manos para controlar el volante. Si bien es cierto que con el paso del tiempo la seguridad en la conducción aumenta, debemos de mantener la buena costumbre de sujetar el volante con las dos manos; por un lado porque puede ayudarnos a evitar lesiones y, por otro, porque ayuda a aumentar la rapidez de reacción frente a cualquier problema que nos podamos encontrar.

Emplear el control de velocidad de crucero: en el caso de que contemos con un coche con esta tecnología será de gran utilidad que hagamos uso de ella, especialmente en viajes largos. De este modo no tendremos que manejar los pedales a no ser que queramos frenar.

Regular correctamente los espejos retrovisores: lo ideal es poder ver a través de ellos sólo girando el cuello, ya que mover la cabeza hacia adelante o atrás podría ser peligroso durante la conducción. Asimismo, el retrovisor central debe estar correctamente centrado, para poder ver lo que tenemos detrás rápidamente.

Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarnos a cuidar la salud de nuestra espalda mientras conducimos, y siguiendo estos consejos tendremos menos posibilidades de sufrir una lesión.

Categorylesiones

Para casos de emergencia        606 517 641