antiedad
Los años no pasan desapercibidos, las células de nuestro organismo envejecen y esto repercute en nuestro aspecto físico (canas, arrugas, piel seca o agrietada…) así como en nuestro interior. Desde Fisiocenter Nature hoy voy a daros pistas para prevenir un envejecimiento acelerado.
La fuente de la eterna juventud no existe pero si existen alimentos que gracias a su función antioxidante y protectora celular nos ayudan a evitar un envejecimiento prematuro. Aprovechando la entrada de la primavera vamos a poner en la mesa alimentos saludables.

¿A qué dar prioridad?

Según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), si se añade canela, anís, jengibre, menta, nuez moscada, regaliz o vainilla a las comidas se recibe un extra muy cuantioso de antioxidantes. Otros alimentos que ayudan a frenar el envejecimiento son:

  • Aceite de oliva y frutas como el aguacate. Son muy ricos en vitamina E. ¿La combinación perfecta? Una ensalada con lechugas variadas, unas nueces y aguacate. Todo aliñado con un buen vinagre y aceite de oliva de primera presión en frío (sus propiedades se van perdiendo a medida que se refinan).
  • Aceite de oliva y frutas como el aguacate. Son muy ricos en vitamina E. ¿La combinación perfecta? Una ensalada con lechugas variadas, unas nueces y aguacate. Todo aliñado con un buen vinagre y aceite de oliva de primera presión en frío (sus propiedades se van perdiendo a medida que se refinan).
  • Tomate. Su licopeno, que también previene determinados tipos de cánceres, es una buena forma de luchar contra el paso de los años. Al contrario de lo que ocurre con otros alimentos, sus propiedades aumentan cuando se somete al calor. Conviene consumir salsas caseras que tengan como ingrediente principal el tomate.
  • Frutas en general, albaricoques y fresas en particular por ser de temporada primaveral. La variedad de albaricoques conocida como bulida tiene muchas más sustancias antioxidantes. Las fresas también merecen estar presentes en la mesa antiedad porque concentran tres vitaminas antioxidantes, la A, la C y la E.
  • Agua. Un cuerpo hidratado se mantiene joven mucho más tiempo. Por eso, y aunque no creas tener sed, bebe un litro y medio o dos al día. Las infusiones, cafés, zumos, frutas, sopas también suman. Recuerda que la sensación de sed esta gobernada por el cerebro y cuanto más lo estimules bebiendo más te recordará que necesitas líquidos. Una buena hidratación se reflejará por fuera, en tu piel, y también en los órganos internos, tus músculos y tus articulaciones agradecerán ese aporte hídrico. Por si fuera poco, bebiendo evitarás el estreñimiento (si tus intestinos no eliminan lo que deben se empieza a eliminar por la piel y esta adquiere un aspecto envejecido) y puedes eliminar con más facilidad las toxinas que de manera inevitable se van acumulando.
  • Frutas en general, albaricoques y fresas en particular por ser de temporada primaveral. La variedad de albaricoques conocida como bulida tiene muchas más sustancias antioxidantes. Las fresas también merecen estar presentes en la mesa antiedad porque concentran tres vitaminas antioxidantes, la A, la C y la E.
  • Vino tinto. Consumido con moderación (una copa al día) resulta beneficioso ya que, al igual que las uvas con las que se elabora, contiene taninos y cinc. Pero ten en cuenta que si se abusa tiene el efecto contrario, es decir acelera el envejecimiento y especialmente en las mujeres, ya que no lo metabolizan con la misma facilidad que los hombres.
  • Coenzima Q-10. Parece tener actividad antioxidante. Tu organismo la fabrica de forma natural cuando le proporcionas los elementos necesarios para ello, que se encuentran en el pescado azul, carnes, mariscos, los cacahuetes o la soja.
  • Chocolate negro. El cacao es rico en flavonoides, que es un estupendo elixir anti-envejecimiento y, de paso, contribuye a que toda tu circulación sanguínea mejore, con lo que también se consigue una mayor y mejor oxigenación de las células. Recuerda que si lo tomas con leche o blanco recibes más cantidad de grasa y menos beneficios.
  • Té verde. Sus hojas son ricas en polifenoles, selenio y vitaminas A, C y E.
  • Jengibre. Si lo tomas de vez en cuando consigues frenar la oxidación interna. Es rico en alfatocoferol (vitamina E).
Recuerda que el concepto anti-envejecimiento no lo encontramos en cápsulas (suplementos) de forma aislada, es decir, el papel protector no lo ejerce un solo nutriente sino que es un conjunto de reacciones químicas complejas que necesitan de nutrientes diversos para ejercer ese papel protector. Lo obtendremos con una buena alimentación, hidratación, deporte y evitando malos hábitos como el tabaco, comidas con grasas trans, alimentos procesados u otros excesos.

SUSCRÍBETE
Categorybelleza, salud

Para casos de emergencia        606 517 641