sindrome_compartimental

¿Qué es el síndrome compartimental?

El síndrome compartimental es una afección grave que se produce a raíz de una presión significativa dentro de un compartimento muscular. Afecta a tejido muscular, vasos sanguíneos y nervios que yacen en los brazos y las piernas.

El SCA es una patología que aparece a cualquier edad, no hay diferencia de sexos y puede afectar tanto en miembros superiores como inferiores.
Las fascias son las capas gruesas de tejido que separan grupos los musculares entre sí en los brazos y en las piernas. En cada fascia se encuentra un espacio confinado, llamado compartimento, donde encontramos tejido muscular, nervios y vasos sanguíneos.
La fascia no se expande, de manera que cualquier lesión que provoque un hematoma o se produzca una acumulación de líquido inflamatorio en un compartimento muscular, al no tiene capacidad para dilatarse impide la expansión de la musculatura que se halla en su interior. Se origina entonces una presión muy elevada sobre los músculos que oprime los vasos sanguíneos y los nervios, y ocasiona de esta forma el trastorno circulatorio predominante en el síndrome compartimental. Cualquier espacio cerrado del cuerpo rodeado por una fascia puede verse afectado por esta dolencia, aunque lo habitual es que se presente en el antebrazo y la pantorrilla, sobre todo en el compartimento tibial anterior (síndrome del tibial anterior).
Anterior view of sectioned leg showing muscles in compartments SOURCE: New EW art

Tipos de síndrome compartimental

Es interesante diferenciar dos tipos de síndrome compartimental:

    • Síndrome Compartimental Crónico (SCC). En este caso, los daños producidos en los compartimentos son transitorios, como consecuencia de la presión soportada durante el ejercicio físico repetitivo. Aunque es más frecuente es personas menores de 40 años de edad, puede afectar a personas de cualquier edad. Suele darse en miembros inferiores fundamentalmente.

Las rutinas de ejercicios intensas o frecuentes también aumentan el riesgo. Sin embargo, entre las causas posibles, se incluyen las siguientes:

1- La forma o técnica a la hora de realizar la práctica deportiva.
2- Tener fascias más gruesas que lo normal.
3- Tener músculos agrandados.
4- Poseer una presión venosa elevada.

    • Síndrome Compartimental Agudo (SCA). Esta modalidad es la que reviste mayor gravedad, ya que las secuelas son mayores, aunque afortunadamente es menos común que el SCC. Se puede presentar a cualquier edad y sexo, tanto en miembros inferiores como superiores. El dolor puede empeorar al estirar o usar el músculo lesionado. Entre los demás síntomas, se incluyen una sensación de rigidez en el músculo o una sensación de ardor o cosquilleo en la piel del área afectada.

Síntomas

El síndrome compartimental causa dolor intenso que no desaparece cuando uno toma analgésicos o eleva el área afectada. En los casos más serios, los síntomas pueden abarcar:

1. Disminución de la sensibilidad.
2. Entumecimiento y hormigueo.
3. Palidez de la piel.
4. Dolor intenso que empeora.
5. Debilidad.
6. Tensión.
7. Hinchazón.
8. Disminución de la motilidad.
9. Disminución del pulso arterial.

Diagnóstico

El diagnostico se hace básicamente por la clínica y la exploración física. Pero como confirmación debe medirse la presión intracompartimental, que hoy en día se realiza mediante sensores electrónicos de fácil manejo y gran precisión. Una presión intracompartimental inferior a 10 mmHg se considera normal. Una presión intracompartimental mayor de 35-40 mmHg puede ser indicación de faciotomía. Si esta presión se mantiene durante 8 horas se producen lesiones tisulares irreversibles.

Tratamiento

Síndrome Compartimental Agudo

La intervención quirúrgica es la única opción de tratamiento y consiste en abrir la fascia para reducir la presión dentro del compartimento. En casos graves, el médico deberá esperar hasta que la inflamación disminuya para poder cerrar la incisión. Si la afección se debe al uso de un yeso o una venda apretada, será necesario quitarlos o aflojarlos.

Síndrome Compartimental Crónico

En primer lugar, el médico intentará emplear métodos de tratamiento no quirúrgicos, entre los cuales pueden citarse los siguientes:

1. Fisioterapia para estirar el músculo, movilidad…
2. Plantillas (dispositivos ortopédicos).
3. Antiinflamatorios.
4. Cambio del tipo de superficie sobre la cual hace actividad física.
5. Actividades de bajo impacto como parte de la rutina de ejercicios

masinfo_pedircita

SUSCRÍBETE
Categorylesiones

Para casos de emergencia        606 517 641