vida_sana
Cuando empezamos una dieta para bajar de peso, se nos hace cuesta arriba, pero es más fácil, de lo que pensamos, simplemente hay que cambiar varios hábitos en nuestra alimentación diaria para ver unos resultados óptimos.

POR LA MAÑANA:

  • Una de las cosas que debes de cambiar, es lo que bebes por la mañana. Deja el café y demás productos con cafeína a un lado. Al principio puede que te cueste un poco, pero es cuestión de coger nuevas costumbres. Existen muchas alternativas naturales y mucho más sanas. En cuanto empieces a ver los resultados, apreciarás más este pequeño cambio.
  • Lo primero que debes hacer cuando te levantes, es beber un vaso de agua caliente, con un chorrito de limón. Esto acelera el metabolismo desde temprano.
  • Luego, si extrañas mucho tu café, reemplázalo por una taza de té verde o uno que te guste. Te dará energías y te ayudará a quemar grasas.
  • El resto del día debes beber agua, mucha agua. Evita las bebidas azucaradas, refrescos y hasta los jugos de frutas ya que aumentará tus deseos de picar y perjudicará tu progreso para alcanzar tus metas de adelgazar.

A LA HORA DE LA COMIDA:

  • Es importante que comas cada tres horas. Puede que te parezca que estás comiendo de más, pero si comes las porciones adecuadas, mantendrás tu metabolismo trabajando, lo que evita los antojos y te ayuda a tomar decisiones inteligentes a la hora de comer.
  • Cuando comas, recuerda tomarte tu tiempo… ¡come despacio! Si te resulta difícil, suelta el tenedor en cada bocado. Este cambio sencillo promueve que comas menos. A tu cerebro le toma aproximadamente 20 minutos en darse cuenta de que estás satisfecha. Por ello comer más lento le da la oportunidad a tu cuerpo y cerebro de sincronizarse y reducir la ingesta de caloría innecesarias y el almacenamiento de grasa.
  • Siempre debes comer tus comidas y meriendas en un plato. Esto ayuda a controlar las porciones y te ayuda a comer más despacio. Procura hacerlo sentada en un lugar donde puedas disfrutar de tus comidas. Evita comer de pie.. Al incorporar estos hábitos, evitarás comer en exceso y a su vez, esto te permitirá comer más despacio para que disfrutes de tu comida.
  • Seguramente has escuchado esto antes, pero lo volveré a decir -nunca visites el supermercado cuando estés hambriento/a. Todo se ve mucho más delicioso y además excusable ya que tienes hambre. La buena noticia, es que si aplicas estos cambios, estarás comiendo cada tres horas, por lo tanto no tendrás otra opción que siempre hacer tus compras con el estómago lleno.
¿Qué te ha parecido estos consejos, sencillos verdad?

SUSCRÍBETE
Categorybelleza, deporte, salud

Para casos de emergencia        606 517 641