Una de las principales causas del dolor de cabeza frecuente es el estrés, y que levante la mano l@s que no hayan tenido dolor de cabeza debido al estrés. Pero el hecho de suframos de dolor de cabeza debido al estrés no quiere decir que no podamos hacer nada por evitarlo.

Es muy difícil que eliminemos las causas que nos provocan el estrés-trabajo, casa, niños, horarios horribles, prisas. ¡En fin! La época que nos ha tocado vivir

Pero sí que podemos hacer muchas cosas para gestionar nuestro nivel de estrés y si no podemos eliminarlo del todo, por lo menos sí que podremos minimizar sus consecuencias.

Cuando nos duele la cabeza enseguida lo arreglamos tomando medicamentos que nos alivien el dolor de cabeza, y nos olvidamos que todos los medicamentos tienen efectos secundarios por muy leves que estos sean.

Siempre os hablo de la importancia de llevar un estilo de vida saludable, alimentación sana y variada, hacer ejercicio moderado, y la importancia de beber ocho vasos de agua al día.

Pues bien, de nuevo el llevar un estilo de vida saludable nos puede ayudar (y mucho) a gestionar nuestro nivel de estrés y de esta manera sufriremos menos dolores de cabeza.

Alimentación:

Existen algunos alimentos que son difíciles de digerir, lo que nos provoca digestiones pesadas y como consecuencia dolor de cabeza.

Nadie mejor que nosotros para identificar los alimentos que nos sientan mal, aprendamos a evitarlos.

Tampoco debemos espaciar demasiado las comidas, debemos comer cinco veces al día y que no transcurran más de cinco horas ente comida y comida.

Hidratación:

Es de vital importancia mantenernos hidratados. la deshidratación es causa segura de dolor de cabeza y la mayoría de las veces ni notamos que tenemos sed, solemos confundir sed con hambre.

Por eso es importante tomar unos ocho vasos de agua al día, no olvidéis que nuestro cuerpo está formado por agua en un 75%, y que constantemente la estamos perdiendo en forma de sudor, ambientes demasiado secos, exposiciones al sol etc. por lo que es necesario reponerla tomando agua, infusiones, zumos naturales frutas y verduras…

Falta de sueño:

Está científicamente demostrado que cada día dormimos menos. Nos falta tiempo, siempre vamos con prisas y eso se traduce en falta de sueño.

Debemos dormir un mínimo de siete horas al día procurando que nuestro descanso sea reparador.

Actividad física:

Cuando hacemos ejercicio estamos liberando estrés, nos deshacemos de toda la tensión acumulada, además estamos facilitando la producción de las hormonas llamadas de la felicidad, las endorfinas lo cual nos hace sentir bien.

Y si queremos mimarnos un poquito podemos acudir a un fisioterapeuta u osteópata dos o tres veces al mes, el precio no es muy elevado y los beneficios son extraordinarios.

Eso sí, escojamos lo que escojamos no vale hacerlo una semana si y tres no, hay que ser constantes.

masinfo_pedircita
 

Categorylesiones, salud

Para casos de emergencia        606 517 641