tips-para-insomnio
En verano es habitual dar vueltas y vueltas en la cama durante la noche no poder pegar ojo y, el resto del día, sentirse apático, cansado que es tan común en los meses de verano. Pese a que a todos nos parezca habitual de esta epoca del año se esconde un trastorno del sueño que puede ser grave para la salud. Este problema es el llamado insomnio ambiental.

El sueño es una necesidad vital del cuerpo que varía con la edad. Los niños pueden necesitar dormir unas 12 a 14 horas diarias, mientras que las personas mayores pueden tener suficiente con 4 o 6 horas. El insomnio se presenta cuando se tiene dificultades para conciliar o mantener el sueño o se tiene la sensación de que no duerme lo suficiente, esto causa que al día siguiente nos sintamos cansados, irritables o tener dificultades de concentración, y puede ser un problema grave para la salud si tiene que conducir o manejar maquinaria pesada.

Durante todo el año podemos sufrir diferentes casos de este tipo de insomnio (por ruido, cambios de temperatura, preocupaciones, ansiedad, cambios en las actividades diarias, etc) pero sin duda el producido por el calor es uno de los más complicados de combatir. Tras ese mal sueño de las noches de verano y la «pesadez» del día se esconden decenas de procesos químicos y biológicos que ocurren en el interior de nuestro cuerpo.

La melatonina es la hormona encargada de provocar el sueño y sólo la segregamos cuando existe poca luz. Es la que avisa al cerebro de que es de noche y hay que dormir.

El problema llega en verano es que hay demasiadas horas de luz, demasiada claridad, lo que hace que nuestros niveles de melatonina disminuyan y sea más difícil conciliar el sueño. También influye la temperatura: a más temperatura corporal, menos producción de melatonina.

¿Qué podemos hacer para conciliar el sueño?

  • Establecer horarios regulares para levantarse y para ir a la cama.
  • Es mejor no hacer siesta o en todo caso hacerla de menos de media hora.
  • Evitar tomar café, té o colas a tan solo 6 horas antes de irse a dormir.
  • Hacer ejercicio físico durante el día, pero no 4 horas antes de dormir.
  • Mantener una dieta equilibrada. Evitar las cenas abundantes y no se debe beber alcohol.
  • Evitar ver la televisión por la noche y no dejar que le entre el sueño viendo la tele, sustituir la televisión con la lectura, la música, etc.
  • Procurar hacer siempre las mismas cosas antes de irse a dormir, como una rutina.
  • Evitar trabajar en el dormitorio o comer, beber o ver la televisión en la cama, pueden impedir el sueño.
  • Hacer ejercicios de relajación. Si a pesar de eso no se consigue establecer el sueños, nos levantaremos y realizaremos unas actividad de relajación y después volveremos a intentar conciliar el sueño.
  • Escribir todo aquello que nos preocupa.
  • Evitar aires acondicionados durante toda la noche, ya que resecan el ambiente.
  • La osteopatía craneo-sacral, una técnica manual suave y profunda, que se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Ritmo Craneal. Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, líquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro) y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales. La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.

    La terapia craneosacral es suave y segura, apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños, así como durante el embarazo y postparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad. Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con cualquier condición, incrementando su vitalidad.

Patologías que se pueden tratar a través de la osteopatía craneo-sacral

  • alergias
  • ansiedad
  • estrés
  • hiper o hipotiroidismo
  • artritis
  • artrosis
  • asma
  • bronquitis
  • dificultad en el embarazo
  • hiperactividad
  • insomnio
  • migrañas
  • parálisis facial
  • problemas digestivos
  • sinusitis
  • etc..

Si a pesar de seguir todos los consejos indicados no mejora el insomnio, y empieza ha afectar a las actividades de la vida diaria es motivo para consultar a su médico.

masinfo_pedircita

SUSCRÍBETE
Categorylesiones, salud

Para casos de emergencia        606 517 641