sindrome_priamidal2
El síndrome del piramidal o piriforme es una condición en la cual el músculo piramidal sufre una contractura o espasmo, e irrita el nervio ciático que pasa por debajo de este mismo musculo. Esto causa dolor en la región glútea y puede incluso dar lugar a dolor referido en la parte posterior y distal del muslo. Los pacientes se quejan a menudo de dolor profundo en la cadera y adormecimiento en los glúteos y hacia la parte trasera de su pierna.
El síndrome que afecta más a las mujeres que a los hombres, es una causa importante de ciática.

¿Cuál es el musculo piramidal?

El piramidal es un músculo pequeño situado dentro de la región de la cadera y de la región glútea, es un musculo profundo. Se inserta, por dentro, en la cara anterior del sacro y ligamento sacrotuberoso y el margen superior del foramen ciático mayor, y por fuera con el borde superior del trocánter mayor del fémur. Conecta el sacro con el fémur. Cuando la cadera está en extensión, su función es rotador externo sin embargo, con la articulación de la cadera flexionada el músculo se convierte en abductor del fémur.
Lesionar o irritar el músculo piriforme puede causar espasmos musculares. El músculo también podría inflamarse o tensarse a causa de los espasmos. Esto pone presión en el nervio que pasa en medio de esta, causando dolor.
sindrome_piramidal

Causas del Síndrome Piramidal:

  1. Sobrecarga (o errores del entrenamiento): El síndrome de Piramidal se asocia comúnmente a los deportes que requieren de marchas largas, cambios de dirección o actividades con soporte de peso. Otras causas de la sobrecarga incluyen:
    • El ejercitar en superficies duras, como el cemento.
    • El ejercitar sobre terreno desigual.
    • Comenzar programa del ejercicio después de un período largo de descanso o inactividad.
    • Aumento intensidad o duración del ejercicio de golpe y no prolongadamente.
    • Calzado inadecuado.
    • Atletas de “fín de semana” con un inadecuado ejercicio de calentamiento y estiramiento y por otra parte un sobreuso durante la actividad. En estos casos el piriforme se irrita y sufre un espasmo.
    • El permanecer sentado durante largos períodos de tiempo. En estos casos el músculo piriforme sufre una contractura y comprime el nervio ciático. Muy común en vidas muy sedentarias.
  2. Sobrecarga (o errores del entrenamiento): El síndrome de Piramidal se asocia comúnmente a los deportes que requieren de marchas largas, cambios de dirección o actividades con soporte de peso. Otras causas de la sobrecarga incluyen:
    • Malos mecanismos de correr o caminar.
    • Contractura, rigidez muscular en la parte baja de la espalda, las caderas y las nalgas, dismetrías de miembro inferior, un sacro antero-posteriorizado…
    • Correr o caminar con las puntas de los dedos.
  3. Otras causas
  4. Anomalías del músculo con hipertrofia.
    • Anomalías anatómicas del nervio.
    • Pseudoaneurismas de la arteria glútea inferior, adyacente al piriforme.
    • La parálisis cerebral..
    • Artroplastia total de cadera.
    • Miositis osificante.
El síndrome piriforme a menudo no se reconoce como una causa de dolor lumbar bajo y se le relaciona más como ciática. Este síndrome clínico se debe a una compresión del nervio ciático por el músculo piriforme, que es idéntico en la presentación clínica de dolor lumbar asociado con radiculopatía L5, S1 debido a patología discal y / o artropatía facetaria de las últimas lumbares con estrechamiento foraminal.
Los trastornos sensitivos y motores son raros. Puede haber sensación de hormigueo y entumecimiento en la pierna. El sentarse puede resultar dificultoso. Generalmente, a la gente con síndrome del piriforme no le apetece sentarse. Cuando se sientan tienden a hacerlo con la nalga contralateral y con la nalga enferma inclinada hacia arriba. El dolor también se agrava al ponerse en cuclillas.
Podemos definir que el dolor en el síndrome piramidal es sordo, de características inflamatorias. Se identifica como una “quemazón”, “punzante” “latigazo” en la región glútea o en la región profunda de la cadera, que irradia por la parte posterior del muslo o pierna. También puede ser experimentado en cualquier parte de la espalda baja hacia la pierna, por lo que frecuentemente se solapa con la clínica de una ciática. Las maniobras de exploración específicas para el dolor ciático pueden no ser concluyentes, y pueden identificarse puntos “gatillo” que aumentan el dolor y reproducen la irradiación por la irritación del nervio ciático.
El síndrome del piramidal es un problema muscular, inflamatorio, y por lo tanto debe ser tratado como cualquier otro tipo de lesiones de tejidos blandos. Inmediatamente después de una lesión, debe permanecer reposo, aplicar frío local o hielo y elevar la pierna afecta. Se recomienda mantener este régimen durante al menos las primeras 48 a 72 horas y solicitar atención especializada para identificar el problema.
La siguiente fase del tratamiento (después de las primeras 48 a 72 horas) implica una serie de técnicas de fisioterapia y ejercicios dirigidos para conseguir la relajación muscular progresiva.
Una vez que la mayor parte del dolor se ha reducido, es hora de pasar a la fase de rehabilitación de su tratamiento. El objetivo principal de esta fase es recuperar la fuerza, potencia, resistencia y flexibilidad.

El diagnóstico principal se realiza a través de la clínica con la anamnesis y la exploración física adecuadas. Si tienes alguna consulta no dudes en contactar con nuestros expertos.
SUSCRÍBETE
Categorydeporte, lesiones, salud

Para casos de emergencia        606 517 641