macrobiotica
La alimentación macrobiótica es un estilo de vida que puede ser entendida como un camino de desarrollo personal global que permite mejorar nuestro estado de conciencia o como un régimen bueno para la salud toda depende del nivel en el cual se situé. Traída a Europa a partir de los años treinta por George Ohsawa. El creía que si comemos simple y sano se puede vivir en armonía con la naturaleza y sus constantes cambios. Es por ello que consideraba que la comida macrobiótica era la solución para curar y prevenir enfermedades graves.

La comida macrobiótica la basó gracias a las prácticas de Sagen Ishizuka’s en la que equilibraba en la dieta, las sales minerales y la teoría del Yin y el Yang, esta relación correspondería a la de la presencia del potasio -Yin- y el sodio-Yang- en la composición de nuestra sangre. Las proporciones perfectas y la dosificación ideal entre yin y yang, entre alcalinidad y acidez, se encuentran en el arroz integral completo y en la relación entre cinco partes de potasio (yin) y una de sodio (yang). Todos los alimentos que tienen una cantidad de potasio superior a las cinco partes, son más yin, y todos aquellos cuya proporción de potasio es inferior a cinco, son más yang.

Alimentos con predominio de yin: Frutas, verduras de hoja, semillas, tofu, zumos de frutas y verduras, mermelada sin azúcar y malta.
Alimentos con predominio de yan: Cereales integrales, harinas, pastas y panes hechos con ellos, verduras de raíz, pescados, mariscos, queso fresco, legumbres, sal.

Las enseñanzas de George Ohsawa fueron en la generación siguiente esparcidas por sus discípulos orientales particularmente Michio y Aveline Kushi, Herman y Cornelia Aihara, Tomio y Bernardete Kikuchi, Shizuko Yamamoto, Clim Yoshimi, entre otros.
Michio Kushi desarrolló un modelo alimentación más simple de comprender y más adaptado a la vida moderna denominado “Dieta Macrobiótica Estándar”.

Los principales alimentos que conformaban esta dieta son:
  • Del 50 a 60% de la alimentación diaria deben ser cereales integrales. Los cereales de uso diario: arroz integral, cebada, mijo, avena, maíz, trigo, centeno, trigo sarraceno, copos de avena, copos de cebada, harinas, pan, etc.
  • Tomar sopa 1 o 2 veces al día. Las sopas son en general de verduras, pero pueden también incluir cereales, legumbres, algas o pescado.
  • Del 25 a 35% de verduras variadas. Una pequeña parte debería ser cruda como son las ensaladas. La mayoría de verduras han de estar cocinadas de diferentes maneras al vapor, hervidos, al horno o salteados (con muy poco aceite). Las verduras de uso diario incluyen: cebolla, zanahoria, calabaza, brócoli, col, perejil, coles de Bruselas, champiñones y setas. Las verduras como la patata, los tomates, las berenjenas, son generalmente desaconsejados, o se deben usar muy ocasionalmente si se tiene una buena salud.
  • Del 10 a 15% de la alimentación legumbres, y derivados de las legumbres y algas. Las legumbres incluyen garbanzo, lentejas, judías blancas, pintas, y todas las legumbres disponibles en los diversos climas.
  • Las algas fueron durante muchos años utilizadas en diferentes culturas y se utilizan en pequeñas cantidades, cocinadas con verduras, legumbres o cereales.
Además de los alimentos mencionados antes, la dieta macrobiótica Standard incluye en cantidades variables los siguientes alimentos:
  • Semillas y frutos secos: semillas de sésamo, de calabaza, de girasol; avellanas, almendras, nueces, piñones.
  • Frutas de estación y del área geográfica donde vivimos: manzanas, peras, albaricoques, melocotones, castañas, melón, sandía, uvas, etc.
  • Pescado, preferiblemente blanco: merluza, lenguado, rodaballo, dorada.
  • Bebidas diversas, en especial tés tradicionales, cafés de cereales, zumos de verduras o frutas.
  • Aceites y condimentos como aceite de sésamo, de girasol, de maíz, condimentos como vinagre de arroz, vinagre de ciruela.
  • Los postres se pueden tomar con moderación, dos o tres veces a la semana. Tomar la fruta fresca dulce natural.
En la práctica macrobiótica se considera que los alimentos a evitar o a usar muy esporádicamente son: carnes rojas o blancas, huevos, productos lácteos, azúcar, verduras o frutas de origen tropical, café o té negro, alimentos refinados y con química.

El aspecto positivo de este tipo de alimentación es que induce un concepto de alimentación saludable. Es el camino hacia un buen estado de salud físico y mental, pero, según los expertos en nutrición si se aplica esta dieta de una forma extrema, puede caer en un déficit de proteínas y vitaminas. La falta de proteínas conlleva entre ellas la falta de vitamina B12, hierro, magnesio. La falta de vitaminas en el caso de la falta de lácteos.

SUSCRÍBETE

Para casos de emergencia        606 517 641